14 enero 2012

La Samaritana (2004)

FILMOGRAFÍA KIM KI-DUK._ Excelente Película en 3 actos. Aborda el tema de la prostitución juvenil y el uso de los medios electrónicos para ello. Bien diferente a su comienzo, Kim muestra la violencia de una forma más estilizada. La película es un viaje que comienza con un dialogo en computadora y termina con una bella sonata en alguna parte. Aqui vemos al cienasta evoluido con imagenes que declaman la historia, lo cual termina realizando plenamente en “Bin-Jip”... (Bruz)
Samaria aka Samaritan Girl
 Samaria
(2004) on IMDb
AÑO: 2004
DURACIÓN: 95 min.
PAÍS: Corea del Sur.
DIRECTOR: Ki-duk Kim
GUIÓN: Ki-duk Kim.
MÚSICA: Park Ji.
FOTOGRAFÍA: Sun Sang-Jae.
ELENCO: Lee Uhl, Kwak Ji-min, Seo Min-jung.
PRODUCTORA: Cineclick Asia / Kim Ki-Duk Films.
GALARDONES: Oso de Plata al Mejor Director y Candidata al Oso de Oro en el Festival de Berlín 2004.

Dos colegialas descubren que la prostitución es el modo más fácil y rápido para conseguir el dinero deseado para ir a Europa. De este modo, una encargada de buscar clientes y la otra de vender su cuerpo, ambas se inician en un negocio tan lucrativo como peligroso. (FILMAFFINITY)

Revisar otras críticas en FILMAFFINITY

----------------------------------------------------------
Samaria (2004) / Audio Original - Subtítulos en Español / DVDrip > rmvb
380 Mb en 2 Partes / No Password / Servidor de Download: Depositfile

 DOWNLOAD FILM GRATIS
----------------------------------------------------------

7 comentarios:

Raquel dijo...

Me asombró mucho la película..la ligereza para prostituirse, la falta de comunicación entre padres e hijos y la culpa que los protagonistas buscan expiar. Otro film de Kim que me gustó, 3 de 4 no está mal.

Anónimo dijo...

Excelente película. Kim ki Duk es fenomenal.

Gracias por el excelente aporte y difusión de buen cine.

Alexandra dijo...

Me gustó mucho la música. Me llamó mucho la atención como la belleza de las imágenes de la naturaleza se oponen a la presentación de un tema tan controvertido como lo es la problemática de la prostitución juvenil a través de herramientas tecnológicas.

Saludos

Anónimo dijo...

La música es excelente aunque la motivación de joven para tomar el camino que tomo no me lo termine de creer para nada,es solo mi opinión la película es recomendable.

Eli dijo...

Kim Ki duk está diciendo algo, que yo no le terminó de entender, pero me tiene atrapada, no creo que solamente este haciendo un denuncio de la prostitución infantil, hay algo más...son aspectos masculinos conocidos; ese gusto por la mujer joven...quien se entrega, disfruta, sonrie y los rejuvenece, pero también hay algo de lo femenino, esa necesidad de obtener algo a cambio...bueno no sé...el hecho es que maneja una estética preciosa, la música de Eric Satie, perfecta y de lo que si estoy segura es que está rompiendo esquemas.

Nury dijo...

A la manera de Kim. O sea de la manera más drástica, la más dramática, la más radical. (Nada de hacer la denuncia y que la policía se encargue y los delincuentes vayan a la justicia, etc).
Creo que Kim Ki Duk saca de si y de su cabeza (y da vida a personajes y acciones) que hacen el extremo de lo posible, y lo hace para “exorcizar” demonios (suyos o ajenos, vaya uno a saber?!).
Es como decir “si lo muestro así, esto se agota. Ya está. Ya no puede suceder se esta manera. Así se me ocurrió a mi!” No queda margen para que otro pueda empeorarlo. El castigo es tan ejemplificador que ya “nadie va a querer tocar a mi nena, u otra nena para hacerles daño. Ya no van a aparecer chiquitas asesinadas por pervertidos porque el castigo será así.”
Hay algo inobjetable en su trabajo. Quizá su perfeccionismo. (Excelentes actores, música, fotografía, escenarios.) El perfeccionismo con que concibe todo. No hay nada burdo, grosero, ordinario.
Si algo tiene su trabajo es la originalidad desde la concepción, el planteo, el desarrollo y la resolución. Extraordinario!!!
Gracias!

caparros dijo...

Inversión de roles. La estudiante no vende su cuerpo, se prostituye, sí, pero no por dinero. Muy al contrario, ella paga a sus clientes. Éstos quedan desconcertados. Después del acto sexual se produce una especie de comunión. La joven se presenta ingenua. Los hombres establecen cierta benevolencia. No son tipos agresivos, ni violentos, no fuerzan a la joven, ni le insisten. Se muestran decentes ante los demás, más bien sumisos. Son ciudadanos decorosos hasta que alguien los descubre, los interpela. Entonces agachan la cabeza, se sienten culposos, se quedan callados, se dejan sopapear. Se avergüenzan de quedar expuesto por haberse acostado con alguien que podría ser su hija.